viernes, 4 de febrero de 2011

Vakapinta: El reiki de la mirada

No se dejen engañar por el nombre que hoy les presentamos.

Carlos A. Dominguez Lara se dedicó a la publicidad hasta que su propio espíritu le susurró que pusiera el arte al servicio de su libertad. Desde entonces se le conoce como Vakapinta, un simpático seudónimo que disfraza con humor mexicano la trascendental elección que supuso para este mago abrazar un arte de conciencia.

Su trabajo se interesa por la representación de la naturaleza y la espiritualidad, e intenta mostrar como los diversos elementos (tanto palpables como sutiles) que conforman el universo, pueden ensamblarse y afectarse entre ellos por estar formados de los mismos componentes.

En su serie transmutaciones, el artista intenta transformar el pensamiento rígido y la percepción separada de la realidad, regalándonos una visión unificadora e incluyente que nos sugiere como modificar la realidad que nos envuelve.

Porque como nos cuenta el artista: “La consecuencia de transmutar es la manifestación de la conciencia participativa, y con ella la total convicción de que estamos íntimamente unidos al universo y que somos parte inseparable de todo lo que existe”.

En su obra es tan importante el proceso como el producto final. Por eso acostumbra a mezclar meditaciones con música, aromas y estados alterados de conciencia para alcanzar vibraciones elevadas que atraigan información del mismo nivel. El mismo artista nos comenta reflexivo: “Básicamente, lo que intento es hacer un arte curativo que pueda servir a las personas en el momento de verlo. Yo diría que es como reiki visual”.

Les recomendamos un paseo por la página donde Vakapinta expone su obra. Allí encontrarán, además de sus cósmicas, místicas y mágicas pinturas, una serie de maravillosas fotografías y montajes digitales que demuestran que además de dominar la técnica, Carlos A. Dominguez Lara es un artista con alma consciente…

Víctor Brossa


No hay comentarios:

Publicar un comentario