lunes, 29 de julio de 2013

MÉTODO SYNEIDESIS, el arte del S.XXI

Nace una nueva forma de crear arte donde lo primero eres tu...




Antiguamente, el artesano era el que generaba arte saludable. Un arte sano de uso cotidiano que apoyaba las necesidades vitales del grupo, tanto a niveles prácticos y estéticos como espirituales. Hubo un tiempo en el arte generaba edificios de proporciones áureas, música que armonizaba el flujo interno, representaba el contacto con el mundo espiritual, programaba de colores y símbolos sagrados las telas, paredes o ropas y servía al hombre para recordar y alimentar su sentido sagrado. El artista era un verdadero chamán consciente de que lo que sale del hombre vuelve de nuevo a él, como hoy en día ya nos demuestran los más modernos estudios en el ámbito de las nuevas ciencias.

Absorbidos y educados por el poder de las iglesias, reyes y emperadores, los artistas pasaron a ser más tarde figuras protegidas por sus mecenas, llegando a disponer de  un equipo de colaboradores con los que creaban los encargos de sus señores. Lejos de la responsabilidad del chamán, el artista ya no era libre y generaba un arte que  actuaba en dos sentidos bien diferenciados, tratando por un lado de programar el inconsciente colectivo de la población en beneficio de los más poderosos y por otro, aportando a éstos últimos todo aquello que potenciara su poder y su gloria. El arte era usado, al igual que se hace hoy en día a través de la publicidad y los medios de comunicación, para sugestionar y programar las necesidades, impulsos, creencias y deseos de la población, además de proporcionar en casos más específicos, un beneficio saludable al que pudiera dejarse tocar por su misterio.

A pesar de todo ello, muchos artistas como Leonardo da Vinci dejaron en sus pinturas y creaciones mensajes que traspasaban, velados gracias a su sublime belleza,  la influencia y conocimiento de sus señores. Un arte capaz de transmitir al inconsciente del espectador la verdad de la naturaleza sagrada del ser humano más allá de toda manipulación. 

La llegada del siglo XX dio paso a una tecnología cada vez más abrumadora, permitiendo que por un lado, los artistas pasaran a crear un arte cada vez más dirigido hacia ellos mismos, mientras el sistema absorvía el verdadero poder del arte para establecer una auténtica ingeniería social. Primero fueron los nazis y tras la guerra, las agencias de inteligencia y de forma oficial, la publicidad, las que normalizaron la aceptación del engaño como parte de nuestra realidad. Abrazamos, sin mucho conocimiento de causa e impulsados por la irreflexión que provoca a veces la velocidad de la modernidad, un sistema de venta y propaganda capaz de inducir y llegar a convencer a nuestro inconsciente de cualquier cosa a pesar de nosotros mismos, pasando por encima de nuestra propia elección consciente. Ese es el poder del arte. Un poder que podemos usar en nuestro beneficio si comprendemos la forma en la que actúa sobre nuestras emociones y pensamientos.

EL MÉTODO

El método syneidesis es creado por Víctor Brossa en la primavera del 2013, tras años de experiencia en el mundo del arte y la comunicación. Este método tiene como objetivo la creación de un arte consciente y saludable adaptado a las necesidades físicas, mentales, emocionales y espirituales de cada persona más allá de estilos, modas y tendencias. 


Siguiendo un protocolo que contempla diferentes modelos de actuación, el método propone un un estudio  que explora el potencial y los posibles bloqueos en el inconsciente del solicitante, además de la realización de una entrevista privada para conocer mejor las inquietudes y necesidades del mismo. A partir del estudio, se crea un dosier protegido con indicaciones concretas referentes a colores, simbolismos, elementos y características que debe contemplar la obra u obras de arte que el artista creará a la carta (pintura, escultura, ropa, objetos, armonización de un espacio, construcción de una casa, etc), así como el acto o actos artísticos de apoyo si los hay (ya sea a modo de vídeo, audio, prescripción rutinaria o acción), aconsejados por nuestros especialistas para reforzar lo que el cliente desea proyectar de forma consciente para mejorar algún aspecto de su vida si es el caso.

En el método syneidesis, el taller del artista es una fusión del espacio sagrado del chamán y el laboratorio alquímico del creador renacentista, desde donde apoyamos la creación de un arte en equipo considerando el espacio de creación como un verdadero laboratorio capaz de generar un arte que sirva de apoyo a las necesidades personales de cada uno.
 
Ciencia, psicoterapia, técnicas de inducción (usadas por la publicidad, el chamanismo o la psicomagia), simbolismo, feng shui, medicina holística y arte en equipo para crear las obras que tus necesidades conscientes e inconscientes necesite.

Víctor Brossa también pasa consulta en Barcelona y Girona o vía skype 
galerialalinea@hotmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada